evistar ser falso autonomo en España

En el mercado laboral actual, es cada vez más común encontrar trabajadores autónomos que realizan su actividad profesional en exclusiva para una empresa. En muchos casos, estas personas son consideradas falsos autónomos ya que no gozan de los derechos que tendría un trabajador por cuenta ajena. ¿Qué es un falso autónomo? ¿Cuáles son las consecuencias de trabajar como tal? Y lo más importante, ¿cómo puedo evitar ser considerado falso autónomo? Esas son las preguntas que trataremos de responder en este artículo. Además, veremos cuáles son las obligaciones legales de las empresas, los condicionantes para que haya una relación laboral en lugar de una mercantil y cómo ser autónomo en la legalidad. Si a pesar de este artículo no te queda claro, ponte en contacto con Asesoría Málaga ¡Empecemos!

¿Qué es un falso autónomo?

Definición de falso autónomo

Un falso autónomo es una persona que, aunque trabaja como autónomo, en realidad realiza funciones propias de un trabajador por cuenta ajena. De esta forma, una empresa se aprovecha para externlizar trabajos que en realidad deberían ser internos, sin hacer frente a las obligaciones laborales y fiscales que conlleva una relación laboral.

Problemática para el trabajador autónomo

Tiene que darse de alta como autónomo, pagar sus gastos, seguros y cotizar en la Seguridad Social. Además, no tiene derecho a prestaciones como el paro, la baja o jubilación. Esto hace que estén en una posición de debilidad frente a las empresas que abusan de este tipo de contrato.

Situación legal actual en España

En España, la figura del falso autónomo está prohibida por la ley, salvo en algunos casos excepcionales. Las empresas que contraten a un falso autónomo pueden ser sancionadas económicamente, así como tener que hacer frente al pago de las cotizaciones correspondientes por el trabajador, además de afrontar posibles juicios laborales de la persona afectada. De hecho, muchas empresas han sido objeto de denuncias por parte de los trabajadores en los últimos tiempos. En cualquier caso, la problemática del falso autónomo sigue siendo un problema latente en el mercado laboral, muchas veces debido a la brecha existente en la normativa. Por ello, es fundamental que la figura jurídica del autónomo no se confunda con la figura del falso autónomo, por el bien de los trabajadores, como también de las propias empresas, que pueden enfrentarse a consecuencias legales graves.

Consecuencias de trabajar como falso autónomo

Consecuencias para el trabajador autónomo

Ser considerado falso autónomo puede tener graves consecuencias para el trabajador autónomo que se encuentra en esta situación. Al no tener una relación laboral con la empresa para la que trabaja, pierde ciertos derechos laborales que tiene un trabajador por cuenta ajena. Por ejemplo, no tiene derecho a vacaciones pagadas, bajas por enfermedad remuneradas, ni derecho a cobertura de la Seguridad Social a través de la empresa. Además, tendrá que hacer frente a sus propios gastos de seguridad social y de impuestos. Otra consecuencia negativa de trabajar como falso autónomo es la falta de estabilidad laboral. El trabajador autónomo no tiene un contrato laboral con la empresa, lo cual puede resultar en que sea despedido de la noche a la mañana, sin derecho a compensación por despido o a indemnización por fin de contrato.

Consecuencias para la empresa

Las empresas que contratan a trabajadores autónomos con la intención de evitar darles de alta en el régimen general de la Seguridad Social pueden enfrentar graves consecuencias legales. Si se demuestra que la relación laboral entre el trabajador y la empresa no es realmente autónoma, la empresa tendrá que pagar atrasos de seguros sociales y los impuestos correspondientes a la Seguridad Social. Además, tendrá que indemnizar al trabajador autónomo por los derechos que se le hayan negado, desde indemnizaciones por despido hasta pagos correspondientes por vacaciones, baja médica y otros derechos laborales.

Sanciones según la legislación española

Las empresas que sean sancionadas por la contratación de trabajadores falsos autónomos se enfrentarán a multas económicas y a sanciones penales. Las multas económicas pueden alcanzar las decenas de miles de euros, mientras que las sanciones penales pueden llevar a la empresa a pagar incluso una indemnización económica muy alta a los trabajadores afectados. Además, las empresas sancionadas pueden perder la confianza de los propios trabajadores y de futuros clientes debido a su mala reputación, lo que puede resultar en pérdidas enormes para la empresa.

Cómo evitar ser considerado falso autónomo

Obligaciones legales de las empresas

Para evitar ser considerado falso autónomo, es importante que las empresas cumplan con ciertas obligaciones legales establecidas por la legislación española. En primer lugar, es necesario que la empresa proporcione todos los recursos y medios necesarios para llevar a cabo la actividad contratada. Además, la empresa debe supervisar y controlar la actividad que realiza el trabajador autónomo, brindarle instrucciones y orientación para que pueda cumplir con sus tareas de manera eficiente. La empresa también debe garantizar el cumplimiento de la normativa laboral y reglamentación aplicable, incluyendo las cuestiones referentes a salud laboral y seguridad en el trabajo, así como cumplir con la gestión de la jornada laboral, haciendo un seguimiento del cumplimiento de horarios y vacaciones para que su comportamiento no sea incompatible con la figura de autónomo.

Condicionantes para que haya una relación laboral en lugar de una mercantil

Para evitar ser considerado falso autónomo se debe tener en cuenta que, a pesar de ser autónomo, es posible que se establezca una relación laboral, aunque en principio, se crea sólo una relación mercantil. Para esto, la relación entre trabajador autónomo y empresario debe cumplir con los condicionantes necesarios para que los servicios que presta el trabajador, se consideren parte de la actividad de la empresa y sean mediante una relación mercantil. – Se establezcan horarios para el trabajador, sólo si una empresa se asegura que la figura del autónomo no se ve comprometida. – Se disponga de un sueldo fijo, puede ser establecerse a través de tareas o de objetivos a cumplir. – Se intercambien los medios y recursos necesarios para desarrollar la tarea, únicamente en tanto que se encuadren dentro de las directrices de la empresa, para no crear una situación laboral de tipo laboral. – Se realice la actividad dentro del centro de trabajo de la empresa y bajo su supervisión y control.

Cómo darse de alta como autónomo

Para evitar ser considerado falso autónomo, es importante que el trabajador autónomo esté correctamente dado de alta como tal en la Seguridad Social. La inscripción como autónomo debe realizarse dentro del plazo estipulado por la ley y, además, es necesario llevar un registro detallado de las horas trabajadas, para aclarar cualquier posible malinterpretación. Es importante indicar que la inscripción de autónomos en la Seguridad Social como tal, cuenta con una tasa que se abona a los organismos oficiales. Una vez efectuado el alta como autónomo, debes trabajar por cuenta propia en una actividad económica, por lo que procede a la elaboración de los contratos y facturas correspondientes. El objetivo es que la actividad que desarrolles no se pueda confundir con una relación laboral.